Contraindicaciones

ALERGIA A LA APITOXINA


Entre un 0,4% y 2% de las personas sufren una elevada sensibilidad al veneno de los himenópteros, incluida la apitoxina, una sola aplicación podrían desarrollar un shock anafiláctico, que puede poner en riesgo la vida de la persona, si no es tratado a tiempo con un antídoto.

Por ello, antes de iniciar un tratamiento, la persona debe someterse a un Test de tolerancia, especialmente con aquellas personas que nunca han sido picadas por una abeja.

Para conocerse si el cliente tiene alergia a la apitoxina, se debe realizar un examen de inmunoglobulinas previo al tratamiento en un Laboratorio.

Está absolutamente contraindicado aplicar la apitoxina en los siguientes casos:

• Hipersensibilidad (alergia al veneno).
• Ateroesclerosis avanzada.
• Personas que usen beta–bloqueadores, la epinefrina (antídoto) no podría ser efectiva en casos de reacción anafiláctica.
• Tuberculosis.
• Albuminuria.
• Enfermedades psíquicas.
• Enfermedades del hígado (hepatitis).
• Insuficiencia de las glándulas suprarrenales.
• Nefritis.
• Riñones poliquísticos.
• Enfermedades venéreas (sífilis, gonorrea, etc.).
• Úlcera gástrica y duodenal con tendencia a hemorragias.
• Neoplasias (tumores malignos).
• Durante el período menstrual.
• Embarazo (primeros meses).
• Cardiopatías: afecciones cardiovascular crónica, aneurisma de la aorta, angina de pecho, miocarditis.
• Insuficiencia cardiaca de segundo o tercer grado.
• Tampoco se aplicará el tratamiento en pacientes con: Temperatura elevada, Astenia por insomnio, Insuficiencia cardiorrenal.
• Hipertrofia de la próstata.
• Hepatitis y glaucoma.